top of page

La competencia y el abuso de poder.

Actualizado: 17 dic 2021

¿Por qué la falta de competencia termina generando abusos de poder?

En una entrevista del académico Francisco Gallego en la Tercera, planteaba que espera un rol más activo del Estado en garantizar mínimos a sus ciudadanos, pero al mismo tiempo, debería ser un promotor de mayor competencia.


Se ha ido perfeccionando la institucionalidad de la libre competencia, y una herramienta clave que ha mencionado el fiscal actual, es la necesidad de que FNE realice más estudios en distintas industrias que afectan significativamente a más ciudadanos.


Cuando se actúa como consumidor o cliente, se aspira a que exista la mayor competencia posible, porque se puede acceder a un mejor servicio o producto a un menor costo. En eso, existe consenso. El problema surge cuando se alcanza una posición de poder, es decir, se posee un servicio o producto exclusivo o una posición dominante que tiene bajo o nula alternativa. Esto se puede agrupar en dos grandes grupos, el primero es cuando producto de una innovación se crea un producto o servicio exclusivo y por lo tanto, el emprendedor puede cobrar un mayor precio, como lo que sucede por ejemplo con un iPhone. Existe bastante literatura al respecto de buscar el equilibrio de fomentar la innovación de los emprendedores y su vez proteger su innovación y recuperar su inversión. Sin embargo, donde surgen los mayores problemas son cuando se trata de desafiar a una industria existente, donde los incumbentes tienen una posición dominante en un mercado y por lo tanto un nuevo emprendedor que quiere desafiarlos se le hace muy difícil.


¿Por qué cuesta tanto avanzar en generar más competencia e innovación si existe “consenso” al respecto, se preguntaba el exministro José Ramón Valente? Una hipótesis que se aventuraba es que los cambios regulatorios para hacer más competitiva la economía (y la política), enfrentan una férrea oposición de aquellos empresarios, políticos, gremios y empleados públicos que son los actuales incumbentes. El Estado puede avanzar más en la relación entre privados para fomentar la competencia, simplificar las regulaciones que terminan favoreciendo a los incumbentes y reducir la carga tributaria para los nuevos emprendedores. Sin embargo, el mayor desafío como país, es dentro del Estado, porque requiere una “autorregulación” y que ha sido muchas veces capturado por distintos grupos de interés. Por ejemplo, las notarías que tienen un monopolio otorgado por el Estado, las empresas e instituciones del estado que han sido capturadas por sus trabajadores con beneficios muy por sobre las del mundo privado y el sistema judicial que está muy lejos de las necesidades y expectativas de la sociedad. Necesitamos cambios regulatorios que faciliten a los nuevos emprendedores y servidores públicos desafiar las posiciones de los actuales incumbentes.


25 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page